Efectos de los probióticos en la enfermedad de Parkinson

Los probióticos pueden tener efectos beneficiosos en la enfermedad de Parkinson: evidencia in vitro.
Magistrelli L, Amoruso A, Mogna L, Graziano T, Cantello R, Panel M, Comi C.

Antecedentes:
La enfermedad de Parkinson (EP) se caracteriza por la pérdida de neuronas dopaminérgicas y la acumulación intraneuronal de alfa-sinucleína, tanto en los ganglios basales como en sitios periféricos, como el intestino. La activación inmune periférica y la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) son características patogénicas importantes de la EP. En este contexto, el presente estudio se centró en la evaluación de los efectos in vitro de cepas bacterianas probióticas en PBMC aisladas de pacientes con EP frente a controles sanos.

Métodos:
Se han inscrito 40 pacientes con EP y 40 controles emparejados. Se aislaron células mononucleares de sangre periférica (PBMC) y se cultivaron conjuntamente con una selección de microorganismos probióticos pertenecientes al género lactobacillus y bifidobacterium. Se investigó la liberación in vitro de las principales citoquinas pro (factor de necrosis tumoral alfa e interleuquina-17A y 6) y antiinflamatorias (interleucina 4 y 10) por PBMC, así como la producción de ROS. Además, evaluamos la capacidad de los probióticos para influir en la integridad de la membrana, antagonizar el crecimiento de bacterias patógenas potenciales, como Escherichia coli y Klebsiella pneumoniae y codificar los genes de la tirosina descarboxilasa (tdc).

Resultados:
Todas las cepas probióticas fueron capaces de inhibir la producción de citoquinas inflamatorias y ROS tanto en pacientes como en controles. Los resultados más sorprendentes se obtuvieron en sujetos con EP con L. salivarius LS01 y L. acidophilus, que redujeron significativamente las proinflamatorias y aumentaron las citoquinas antiinflamatorias (p <0.05). Además, la mayoría de las cepas determinaron la restauración de la integridad de la membrana y la inhibición de E. coli y K. pneumoniae. Finalmente, también mostramos que todas las cepas no portan el gen tdc, que se sabe que disminuye la biodisponibilidad de la levodopa en pacientes con EP en tratamiento.

Conclusiones:
Los probióticos ejercen resultados prometedores in vitro en la disminución de las citoquinas proinflamatorias, el estrés oxidativo y el crecimiento excesivo de bacterias potencialmente patógenas. Los datos longitudinales in vivo son obligatorios para apoyar el uso de la bacterioterapia en la EP.

Deja un comentario