El ónix y sus propiedades esotéricas

El ónix es una piedra semipreciosa que es símbolo de protección y mutación.

Desde su color representa humildad y serenidad aún encerrando los más profundos conocimientos del origen de la creación.

Todo lo acepta, no rechaza nada. Es capaz de purificar las energías más perversas.

Su vibración absorbe la negatividad y la muta en armonía y positividad.
Con el ónix tu aura se convierte en un precioso filtro que permanece abierto a las buenas influencias y se pone en funcionamiento cuando detecta cualquier atisbo de celos, envidias, malas energías, etc. La capacidad de protección del ónix hace que lo malo se desactive y diluya como un simple azucarillo en el mar.
Al igual que tu aura el ambiente donde esté presente el ónix se limpiará de energías perturbadoras de la armonía.

La energía del ónix tonifica la energía original que se nos otorga y nos aportará templanza en lugar de miedo y humildad en lugar de soberbia. Nos ayudará a fluir y a generar alegría, esperanza y unión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *