Los Angeles

PRIMER CORO

SERAFINES

Los serafines son considerados el orden mayor de la jerarquía celestial. Son los ángeles del amor, de la luz y del fuego, que rodean el trono de Dios y están en constante alabanza. Iconográficamente, se les representa con tres pares de alas que tapan sus caras, alas y pies.

QUERUBINES

Son los guardianes de la gloria de Dios. Su nombre significa “plenitud de conocimiento” o “rebosante de sabiduría”. Su extrema inteligencia les permite conocer a Dios como ningún ser humano puede hacerlo. Rasgos iconográficos: dos pares de alas y aspecto humano.

TRONOS

Con respecto a los tronos se dice: “El nombre de los sublimes y más excelsos Tronos indica que están muy por encima de toda deficiencia terrena… han entrado por completo a vivir para siempre de y para el Altísimo…”. Iconográficamente resulta difícil identificarlos; se sabe que son como las “ruedas” que conducen el carro de Dios.

SEGUNDO CORO

DOMINACIONES

Son los grandes guardianes del mundo, identificándose con vestimenta de soldado y con una espada en la mano.

VIRTUDES

A las virtudes se les adjudica ser las portadoras de la gracia y el valor, y su deber principal es el de trabajar por los milagros en la tierra. Tradicionalmente se decía que los ángeles que presidieron la Ascensión de Jesús fueron justamente Virtudes.

POTESTADES

Son muy parecidos las Virtudes y junto a ellas gobiernan las estrellas y los elementos de la naturaleza.

TERCER CORO

PRINCIPADOS

Según estudiosos del tema, los Principados celestes “tienen la capacidad de orientarse plenamente hacia el Principio y como príncipes, guían a otros hacia El”. En algunas pinturas aparecen vestidos también como guerreros o como diáconos y sostienen una flor de lis.

ARCANGELES

Los arcángeles son los que lucharon contra los demonios. Además tienen la característica de ser reconocidos individualmente y de ser llamados “santos”.

ANGELES

Por último, los ángeles son los que complementan el conjunto jerárquico. Ellos constituyen el grado inferior pues son los que están más cerca de los hombres y del mundo, son los que se nos manifiestan. Se representan también como simples soldados, vistiendo ligeras túnicas y pueden llevar, velas o palmas de triunfo.

Lectura Recomendada:
“Suma Teológica”, Santo Tomás de Aquino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *