Otros conceptos sobre simbología

Hay algunas formas geométricas comunes a las que se les atribuye un gran poder. Tal vez su fuerza radique en su ancestralidad.

También es habitual verlos combinados para representar realidades más complejas.

Círculo

El círculo es posiblemente el más potente. Por extensión la forma esférica es la más benéfica en el terreno de los minerales. Sugiere perfección, totalidad, eternidad, flexibilidad, armonía, infinito.

Triángulo

Protege. Sugiere elevación de espíritu, de consciencia.

Cuadrado

Proporciona estabilidad. Fuerza. Seguridad y buenaventura en el terreno material.

La cruz

Tal y como la conocemos en el cristianismo representa la vida eterna. Desde antes de Cristo se usaba como símbolo de protección en los dos planos. Un ejemplo asombroso es la cruz gamada, existente en civilizaciones milenarias como la hindú o la china y tristemente popularizada en la última gran guerra. El bestia que la eligió como símbolo nos benefició al resto de la humanidad al situarla en la dirección “no benéfica”, con lo que su “ayuda” fue decisiva.

In hoc signo vinces

In hoc signo vinces es una traducción en latín de la frase griega “ἐν τούτῳ νίκα”, en toutōi nika, que significa “con este signo vencerás”.

Según la narración de los principales historiadores cristianos de la Antigüedad, Constantino I adoptó esta frase griega “, εν τούτῳ νίκα”, como lema después de su visión de un Crismón en el cielo justo antes de la batalla del Puente Milvio contra Majencio el 12 de octubre del año 312. El símbolo del cristianismo primitivo consistía en un monograma compuesto por las letras griegas chi (X) y rho (P), los dos primeros en el nombre de Cristo (en griego: Χριστός).

El historiador Eusebio de Cesarea dice en su Vita Constantini que Constantino fue marchando con su ejército, cuando levantó la vista al sol y vio una cruz de luz por encima de ella , y con él las palabras griegas “εν τούτῳ νίκα” (“por esto, la victoria!”, a menudo dictadas en latín In hoc signo vinces). Al principio, Constantino no conocía el significado de la aparición, pero en la noche siguiente, tuvo un sueño en el que Cristo le explicó que debía usar el signo en contra de sus enemigos.  Venció la batalla en contra de todo pronóstico.

Después de estos breves acercamientos a otras “disciplinas” cuya simbología forma la base de su pensamiento, vamos a tratar de “equilibrarnos” energéticamente para poder realizar nuestra función de la mejor manera posible y después pasaremos al estudio de los símbolos que conforman el segundo nivel de Reiki.

 

Deja un comentario