Praxis en la auriculoterapia

curso de auriculoterapia Carmides Vicente Vaquer

Pasos a seguir en la práctica de la auriculoterapia

Para empezar una sesión de auriculoterapia debemos, lógicamente, buscar los puntos susceptibles de tratamiento.

  • A simple vista o con ayuda de una lente podremos comprobar si hay zonas con lo que se denomina reacción positiva, en la que se pueden presentar cambios de color, descamación, etc.
  • Con el palpador, ejerciendo una presión uniforme y suave, buscaremos puntos en los que la persona referirá dolor o aversión a la presión (es frecuente que indiquen que no les duele pero les molesta). La fuerza con que apliquemos el palpador debe permanecer en un nivel en que no duela al pasar en toda la oreja.
  • Si disponemos de buscapuntos, muy recomendable, podremos determinar el cambio de resistencia que se presenta en los puntos auriculares. El buscapuntos lo detecta, emitiendo un sonido más agudo, y se le aplica una corriente determinada para estimularlo, es indoloro y puede notarse una sensación dependiendo del nivel del dispositivo.

Los métodos más tradicionales para tratar los puntos auriculares se llevan a cabo mediante aguja filiforme de 0,25 cun, con agujas fijas (tipo chincheta), semillas, bolas magnéticas o presión. Si trabajamos tanto con agujas filiformes o fijas deberemos desinfectar la zona para prevenir infecciones.

Durante la operación el paciente puede sentir dolor distensivo parcial, sensación de calor, hormigueo o corriente que irradia siguiendo el recorrido del meridiano.

  • En general, cuando se utiliza una aguja filiforme, se mantiene puesta entre 10-30 minutos. En un tratamiento de dolor puede mantenerse puesta durante 1 o 2 horas y estimularse de forma intermitente.
  • La aguja fija o chincheta, se puede dejar puesta durante 2 o 3 días, en primavera y otoño. En invierno se puede dejar una semana. En verano, debido al calor y sudoración, no es conveniente dejarla fija. (Para prevenir la infección). Para mejorar el efecto curativo la aguja fija se debe apretar 2 o 3 veces por día, 1-3 minutos cada vez.
  • El tratamiento con semillas o bolitas magnéticas se puede mantener hasta la siguiente sesión, debiendo el paciente presionarlas durante uno o dos minutos cada una en los días que se lleven puestas.
  • Con el buscapuntos eléctrico podremos fijar el tiempo de estimulación mediante el selector que presentan estos aparatos.

Después de retirar las agujas, hacer presión sobre los agujeros con algodón desinfectado durante unos segundos, para evitar hemorragias.

En caso de patologías agudas, efectuar una o dos sesiones diarias; en patologías crónicas, una sesión diaria o en días alternos en ciclos de 8-12 sesiones por ciclo, entre ciclo y ciclo se deben descansar de 5-7 días.

Precauciones

Hay que evitar infecciones. En las zonas inflamadas o quemadas por el frío no es aconsejable utilizar auriculoterapia, en caso de enrojecimiento del agujero o distensión dolorosa de la aurícula después de extraer la aguja, desinfectar con yodo al 2,5 grados, evitar causar una pericondritis mucopurulenta auricular.

El paciente debe ser mentalizado por la profesional para que esté relajado, en caso contrario la auriculoterapia produce dolor o mareo.

La auriculoterapia está prohibida en mujeres embarazadas, en personas mayores con constitución física débil, en pacientes con anemias graves, cáncer o en estado de cansancio extremo.

Para mejorar el estado del tratamiento se puede utilizar la moxibustión, dar masajes o simplemente efectuar movimiento de la zona afectada en el caso de dificultad locomotora de los miembros o esguinces.

Aunque las indicaciones de la auriculoterapia son muy amplias, es importante que la terapeuta la combine con otros tratamientos cuando la patología lo exija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *